¿Quién puede bucear, quién no puede bucear?

Buceo es un deporte que la mayoría de la gente puede practicar, con la excepción de unos casos especiales. Eres joven o no, haces deporte cada día… de todas maneras, la primera inmersión seguramente será una única experiencia para tí que te abrirá un nuevo mundo entero. Te sentirás privilegiado al hacer esa travesía. ¿Pero cómo saber si tú puedes bucear o no? ¿Cuáles son los casos especiales?

¿Cuándo se puede empezar a bucear?

Se puede bucear a partir de 8 años de edad hasta… La verdad que no hay un límite de la edad. Los niños a partir de 8 años y adultos pueden hacer inmersiones de prueba, que llamamos bautizos. Eso es una experiencia fácil. Primero se da una instrucción breve, luego se practica la respiración con el regulador nadando en la superficie y finalmente sumergimos en el agua para disfrutar del mundo subacuático. Con los niños de 8 y 9 años bajamos 4 metros, con los demás hasta 8-10 metros. Pero realmente no es obligatorio hacer un bautizo para empezar a bucear. Puedes apuntarse directamente a un curso de buceo. Para los principiantes es el curso Open Water Diver (para mayores de 10 años). Luego, con la licencia OWD se puede bucear hasta 18 metros, con la licencia Junior OWD (10-15 años de edad) hasta 12 metros.

 

¿Por qué las mujeres embarazadas no pueden bucear?

Estando ebarazada no puedes bucear. Ante todo, no es fácil con el equipo. Aún poner las aletas será una misión complicada. Pero más serio es que las tablas de decompresión no están adaptadas al “perfil de las embarazadas”. Los estudios sobre el tema muestran que mejor no arriesgar para no hacer daño al feto. Aunque los scientíficos no saben que exactamente puede presentar el riesgo y que consecuencias pueden ser, sigue las recomendaciones de todas las federaciones de buceo: no practiques el buceo si estás embarazada.

¿Y minusválidos? ¿Pueden bucear?

¡Personas con discapacidad sí pueden bucear! Igual hay instructores que pasan un training especial para saber adaptar las condiciones de buceo a los clientes con discapacidad. El buceo en este caso puede servir también de terapía: explorando el mundo de los océanos los buceadores se sienten felices y reciben muchas emociones positivas. Con la ingravidez la natación bajo el agua es muy fácil. A menudo los buceadores minusválidos eligen el curso DPV Diver (buceo con los scooters subacuáticos) que permite a ellos disfrutar aún más de sus aventuras bajo el agua. Ya no puedes decir que el buceo no es para todos!

¿Con qué tipo de enfermedades está prohibido bucear?

Hay unos cuantos. Primero, enfermedades de pulmones, como asthma por ejemplo, y corazón. Si has tenido cirurgía de oídos/naríz/pulmones/corazón necesitas que tu médico tu deje el permiso a bucear.

¿Y… la presión?

Hay gente que no se siente cómoda con la presión bajo el agua. ¡No te preocupes! Con la ingravidez es fácil bajar lentamente y solucionar ese problema. Tienes que decompensar con la naríz, boca cerrada. Explicamos detalladamente como hacerlo antes de la inmersión. Por cierto, esa es la razón porque la nariz de la máscara es plástica.

El buceo lleva unas sencaciones especiales. Es increíble nadar bajo el agua, entre toda esa pez, observando la vida subacuática y los paisajes submarinos. Resumiendo todo ya dicho, si no tienes una enfermedad de corazón o pulmones y si no estás embarazada, ¡vente a bucear y disfruta de las maravillas del mar!

job in scuba diving

Lee también:

Buceo con scooter DPV

Signos de buceo